Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Volver

Los diferentes tipos de gasas y sus aplicaciones

08/09/2021
Los diferentes tipos de gasas y sus aplicaciones

Las gasas son un material indispensable en las rutinas de trabajo de los profesionales sanitarios ya que se emplean en un amplio abanico de situaciones, desde la protección de heridas para evitar que la piel entre en contacto con microorganismos patógenos, hasta la inmovilización de una zona concreta en caso de lesión, entre otras funciones. A continuación, le explicamos los distintos tipos de gasa del mercado y sus aplicaciones más comunes:

 Principales tipos de gasas

Existen diferentes tipos de gasas, esterilizadas o no, que pueden clasificarse en función del material de fabricación, distinguiendo entre algodón y tejido sin tejer.

gasas de algodón

Las gasas de algodón, tal y como su nombre indica, están fabricadas en algodón 100%. Este tipo de gasas están disponibles en distintos tamaños y cuentan con diferentes números de pliegues. Se pueden clasificar en función del tipo de malla que las componen: malla A, fabricadas con un tejido homogéneo, o malla rectilínea, compuestas por diferentes hilos, distinguiendo entre 15, 17 y 20. Es importante destacar que a mayor número de hilos más capacidad de absorción tendrá la gasa y mayor cantidad de líquidos se podrán eliminar de la superficie de la herida.

gasas torundas

Entre las gasas de algodón podemos encontrar las gasas gasas torundas, que se pliegan sobre sí mismas en forma de bola compacta que garantiza la ausencia total de hilos sueltos, evitando que éstos se puedan adherir a la herida y puedan provocar infecciones.


gasas tejido sin tejer

También existen las gasas fabricadas en tejido sin tejer, en este caso compuestas por un 70% de viscosa y un 30% de poliéster, materiales que proporcionan un alto nivel de absorción. Este tipo de gasas no contienen ni agentes blanqueantes ni tensoactivos, por lo que reducen el riesgo de reacciones alérgicas en la piel del paciente. A su vez, aportan un extra de suavidad, siendo especialmente útiles en zonas de la piel más sensibles como la cara o los ojos y, además, son permeables al aire y al cortarlas tampoco dejan hilos sueltos.

gasas estériles

Por último, las gasas de hilo RX, que están fabricadas en tejido sin tejer y se emplean para el diagnóstico de la herida mediante una máquina de rayos X. Están diseñadas con un hilo de contraste radiológico que sirve de guía para garantizar la máxima seguridad durante su utilización.

Para qué se utilizan las gasas

Las gasas se emplean a diario en los tratamientos y procesos que llevan a cabo los profesionales del área sanitaria. En primer lugar, se utilizan para ejercer presión y detener la hemorragia en caso de sangrados, ayudando también a la absorción de los líquidos y secreciones que supuren de la herida.

En lesiones musculares, son útiles para inmovilizar la zona afectada de manera que ésta lleve a cabo un proceso de rehabilitación adecuado. Y, en el caso de rozaduras o rasguños, cubren el área dañada con el fin de evitar que la piel entre en contacto con bacterias o microorganismos contaminantes.

También se utilizan para aportar calor en la herida, un factor importante para agilizar el proceso de cicatrización y, además, son materiales comúnmente utilizados para realizar tratamientos de limpieza y desinfección de heridas junto con suero fisiológico o cualquier otro tipo de desinfectante para la piel.

 Amplio catálogo de gasas

En DH Material Médico disponemos de una gran variedad de gasas, tanto estériles como no estériles, de diferentes tipos y formatos para que escoja la que mejor se adapta a sus necesidades. Si tiene alguna duda, no dude en ponerse en contacto con nosotros y nuestro equipo le ayudará sin ningún compromiso.