Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Volver

¿Qué jeringa escoger? Todos los tipos de jeringas

18/05/2021
¿Qué jeringa escoger? Todos los tipos de jeringas

Las jeringas son una herramienta indispensable en las rutinas de trabajo de los profesionales sanitarios ya que se emplean para suministrar medicamentos u otras sustancias, por diferentes vías. Básicamente se componen por un tubo cilíndrico fabricado normalmente en plástico que cuenta con una graduación grabada directamente en su superficie, un émbolo que empuja el fluido a inyectar y un estrechamiento en uno de sus extremos donde se acopla una aguja o vía periférica para realizar la administración o extracción.

Se suelen presentar en un envase individual estéril sellado y se clasifican como producto sanitario de Clase I y IIa según la Normativa de la UE.

Tipos de jeringas

Las jeringas se pueden clasificar en función del nombre de partes que disponen, distinguiendo entre las de 2 y 3 cuerpos.


jeringuilla dos cuerpos


Las jeringas de 2 cuerpos constan del cuerpo, compartimento diseñado para el depósito de la medicación o la solución que será inyectada, y del émbolo, parte que se introduce dentro del tubo para llenar o vaciar de sustancia el cuerpo de la jeringa. Este tipo de jeringas generalmente se emplean para la preparación y administración oral de medicamentos, como es el caso de los fármacos infantiles.


jeringuillas tres cuerpos

Por otro lado, las jeringas de 3 cuerpos incluyen además de las partes anteriormente mencionadas, un pistón de goma en el final del émbolo para retener correctamente el líquido y que éste no salga al presionar. Este tipo de materiales son más precisos y garantizan un procedimiento más riguroso ya que reducen al mínimo las posibilidades de pérdida de producto.

Las jeringas de 3 cuerpos pueden tener varios tipos de conexiones según el tipo de cono que disponga la jeringa y la forma en que se asegure la aguja a ésta.

En primer lugar, encontramos las jeringas de tipo luer, diseñadas con punta en forma de cono sobre la cual se coloca la aguja a presión y permiten la inyección de medicamentos líquidos y de baja viscosidad. Las jeringas luer pueden fabricarse con aguja, incorporada o no, como es el caso de las jeringas de insulina con aguja.

En segundo lugar, encontramos las jeringas de tipo luer lock, fabricadas con una rosca doble en su punta para un mejor agarre de la aguja, evitando el deslizamiento de ésta y haciéndola más segura en inyecciones de sustancias de alta densidad ya que ésta se coloca enroscada sobre el cono de la jeringa y evita que se deslice al hacer presión al inyectar o succionar.

Por otro lado, también encontramos las agujas cono catéter o cono alimentación para jeringas de gran volumen compuestas por el cuerpo, generalmente fabricado en polipropileno; el émbolo, la junta de estanqueidad de caucho sintético y, por último, el cono de tipo catéter o de alimentación, que facilita la unión de sondas u otro tipo de conexiones. Este tipo de jeringas se suelen emplear para aplicar medicación y recoger muestras de fluidos corporales, administrar alimentación al paciente mediante sonda nasogástrica, así como realizar lavados vesicales con una sonda uretral.

Asimismo, existe una amplia variedad de tamaños de jeringas en función del volumen de medicamento o solución que se requiera inyectar o extraer. Podemos encontrar jeringas desde 1 ml a 50 o 100 ml diseñadas con diferentes graduaciones que se ajustan según el tamaño de la aguja y/o las dosis a administrar.

tres tipos de jeringuillas

Jeringuillas sin residuo

Es interesante destacar las mejoras en el diseño de las jeringas, donde se ha incluido un pistón que llega hasta casi el final del cono de conexión, con ello, se reduce el espacio residual cuando se administra una solución y, a su vez, se minimiza la cantidad de producto que se pierde en cada inyección.

Las jeringas convencionales tienen el émbolo plano, provocando que siempre quede algo de contenido en el cuerpo. Aunque este volumen residual se tiene en cuenta a la hora de marcar la graduación en las jeringas, existen casos en los que es muy importante inyectar la totalidad de la solución ya sea porque tienen un alto coste o bien porque haya poca disponibilidad del producto.  Estas jeringas, diseñadas principalmente para la inyección de sustancias de gran valor, como puede ser la tóxina botúlinica  (Botox) u otros medicamentos, están siendo de gran utilidad en estos momentos ya que se usan para la inoculación de la vacuna para el Covid-19.

Las jeringuillas sin residuo consiguen aprovechar todas las dosis de los viales y no desperdiciar mililitros del medicamento o sustancia que se esté inyectando gracias al émbolo que disponen, que encaja a la perfección en el cono de la jeringa. Esta característica cobra especial importancia en algunos procedimientos médicos como, por ejemplo, la vacunación, siendo posible vacunar a un mayor nombre de personas gracias al aprovechamiento de este residuo. Las más habituales del mercado son las jeringas de 1 ml con un residuo de 35 microlitros como máximo.

jeringuilla sin residuo

Su distribuidor de confianza

Gracias a nuestra larga experiencia en el sector y a nuestro amplio catálogo, encontrará las jeringas que necesita para satisfacer las necesidades médicas de su consulta. Desde jeringas con 2 o 3 cuerpos, tipo luer/lock y jeringas de insulina con aguja, hasta específicamente diseñadas para tratamientos de lipoescultura, todas ellas fabricadas con materiales de alta calidad para garantizar tanto la seguridad del paciente como la del profesional sanitario durante todo el tratamiento.